Una Caracola llamada PAUNDRA

PAUNDRA "7"PAUNDRA — 7
ARTISTA:PAUNDRA
WEB: BANDCAMP
OBRA:7
PLUS: NO
FORMATO:DIGITAL
SELLO: 1049 RECORDS
RELEASE: SEPTIEMBRE/2020
PAÍS: PERU


7 es el punto de convergencia de nuestras perspectivas, con un enfoque en el tiempo cíclico y la degradación de la condición humana.

PAUNDRA

Paundra es un proyecto multidisciplinario formado por Angélica Carlos en visuales y voces, Diego Faucheux en guitarra y (programación) Max/Msp, y Mauricio Moquillaza, nuestro interlocutor, quién está a cargo de los sintetizadores, objetos, bajo eléctrico preparado y ocasionalmente contrabajo en esta formación.

7 es el punto de convergencia de nuestras perspectivas, con un enfoque en el tiempo cíclico y la degradación de la condición humana.

Casi como un postulado, suena esta frase a modo de declaración de principios. Cuando exploramos la edición digital de este álbum, nos encontramos con una cita del Bhagavad-gītā, lo cual no parece azarosa la visión del grupo en consonancia con el sonido que expresan, también acompañada con su apuesta estético visual.

Según relata Moquillaza, la idea de agrupar sentidos y concatenarlos en PAUNDRA, surge en pleno confinamiento, principalmente como reflejo de todo lo que venía sucediendo en el mundo, desde los estallidos sociales en diversos países, o recientemente todo aspecto relacionado al COVID-19. Al proponerse registrar la materia y canalizar las ideas y concretarlas, optaron por hacer uso de todos los recursos a su alcance, una variedad de herramientas que no habían usado previamente, como muchos objetos sonoros, grabaciones de campo y procesos.

Al parecer, estas acciones declamaron un esfuerzo en un principio convirtiéndose en un desafío, porque anteriormente la forma de composición resultaba a partir de ideas que surgían en ensayos o jams de improvisaciones, por lo que así que la comunicación e intercambio de ideas fue un aspecto vital y esencial en este proceso.

En el caso de Moquillaza, la necesidad de expresión en plena crisis fue uno de los motores que lo motivaron a concretar este proyecto. Tenían demasiados estímulos negativos, sobrecarga de información de diversas fuentes, la confusión propia de la sobre información. Para ellos, concretar esta pieza sonora, fue una manera de canalizar toda la energía reprimida.

PAUNDRA

7 es una pieza dividida en partes o tracks, no hace falta especular en este tema, se compuso de una sola forma y luego se optó por el trackeo propio de los álbumes. Lo interesante es tener la oportunidad de poder escucharla de un tirón o disfrutarla en partes, por pistas, ya que en todo o en partes la historia suena igual, una historia de procesos, drones, ambientes, capas, deshumanización e instrumentación humana.

En tiempos de cuarentena, toda la creación fue a la distancia, Moquillaza propuso un inicio con sonidos de varios objetos y voces procesadas, a partir de esto Diego (Faucheux) añadió varias capas. Así es como fueron definiendo la estructura y los timbres, recursos que fueron usando en cada parte.

Siempre en constante diálogo afirma Mauricio, que además agrega, intercambiábamos y editábamos los tracks hasta quedar satisfechos con el resultado.

La recopilación de materiales fue un trabajo de búsqueda, por un lado, improvisando y experimentando con sintetizadores, objetos y voces procesadas. Diego, por su parte, añadió varias grabaciones de campo y audios de videos. Fue un constante intercambio de ideas y sonidos, así es como fueron editándolo y superponiendo capas tras capas, así fueron construyendo 7.

El RUIDO articula el concepto general de esta obra, indica el contrabajista, buscamos controlar y contrastar ruidos de diferentes fuentes para generar un discurso tímbricamente variado pero anclado a un mismo universo sonoro. El SILENCIO, por su parte, fue el inicio de la creación de estas piezas y a partir de éste, se fue esculpiendo el espacio para crear distintas atmósferas.

Así es como suena 7, de PAUNDRA, como la caracola de Bhima, el comedor voraz y ejecutor de tareas hercúleas, una composición de ruidos y silencios que procesan ambientes sonoros, registros y un interesante vínculo con el cine. Un hermoso tránsito de casi 30 minutos a través de una composición en blanco y negro.

Si gustan, pueden escuchar el podcast con la reseña aquí